Naty Menstrual: entre cerdos y reinas

Del blog al papel y de la crónica al cuento, lx periodista de El Teje y de Soy publica en Continuadísimo sus historias de feos, sucios y románticos.

Por cirugías caseras, uno queda como un freak mezcla de Michael Jackson, Zulema Yoma y Güido Suller, y otra observa con horror sus propias mamas de aceite industrial caídas a la altura del ombligo. Por amor loco, una atesora el orin de su novio ausente en botellas de cerveza. Y a otro lo encuentran penetrado por un Gran Danés en un charco de sangre. Mientras tanto, el camarada Kaposi se lleva a volar a una reina moribunda junto a los pájaros pintados en las paredes del hospital Muñiz.  

Relatar con humor estas peripecias, corridas, caídas y colapsos del cuerpo en devenir trans es uno de los milagros de Continuadísimo, primer libro de Naty Menstrual. Un humor más que negro, marrón excrementicio. Que convoca al horror, se contagia y lo preña. Que chorrea escenas esperpénticas, vecinas del mal gusto, siempre sorprendentes, incluso tiernas. Los personajes de estos veintitrés relatos pueden ser víctimas, victimarios, crueles, patéticos, pirados o violentos pero siempre serán buceadores de amor en las cloacas, románticos del esfínter, capaces de dar la vida por un beso en la cola.

 “Literatura travesti trash” es el subtítulo con el que definió la autora a estos textos producidos en cibercafés y locutorios cuando aun no tenía computadora propia, algunos de ellos publicados en su blog y en la revista digital el intepretador, escritos casi sin corrección política ni estilística, literalmente a las corridas, en un lenguaje claro, legible, ameno, extrañamente apto para todo público a pesar de lo obsceno. Se escucha en ellos la voz de la canaleta, del patio trasero, del mundo de abajo, prostibular, drogón, reventado, travesti, marica o chongo, fuera de la ley y de lo gay. Esa voz dice puto, pisa mierda, busca pija y lame culos pero jamás arruga, nunca se doblega ni censura. Su incontinencia verbal cuenta escenas que atraen y repelen, romances delirantes, chabacanos, como un Copi de lengua más negra y más guarra, en puro goce de emporcarse con chistes picantes de café concert: chancho limpio nunca engorda. Una picaresca pesada, de géneros bajos, donde lo trash y lo trans se trituran juntos en la compactadora de basura para reciclarse en broma bizarra.  

  Pero más allá de unas palabras de Pizarnik colgadas al principio, no se perciben marcas ostensibles de la tradición literaria. En vez de huellas, hay ecos de ese aire de los tiempos que dejó el under de los 80, un aire acaso olfateado, jalado, esnifado en recitales y performances del Parakultural y otras escenas de la noche de San Telmo, de Batato Barea a José Sbarra, de Fernando Noy a Enrique Symns. También hay citas estratégicas del cancionero popular que remiten al rock argentino, de Miguel Cantilo a Soda Stéreo, pasando por Sui Géneris, como música de fondo para personajes prófugos de áreas devastadas en una ciudad lumpen. Un tocar de oído para frases que festejan todos los flujos que corren, como la sangre que evoca el nombre autoral, entre otros líquidos o gases en fuga del interior al exterior, que pasan de uno a otro órgano, del ano a la boca o a la nariz, y que celebran con finales felices o infelices la coronación de esas vidas de reinas que adornan con plumas enchastradas su desamparo.

 Por saturación, al final uno podría preguntarse si llegaría a funcionar en otros relatos la repetición de esa catarata de fluídos y mucosas que chorrean en función continuada. El tiempo lo dirá. Por ahora, puede disfrutarse la lectura de un tirón, el comentario inteligente en la escena grotesca y la carcajada que, en caída a lo siniestro, sale de repente sin pensar del centro de las tripas.

                                                                          Osvaldo Baigorria

                                                           Publicado en Ñ del 03/01/09

 

Anuncios

Una respuesta to “Naty Menstrual: entre cerdos y reinas”

  1. travesti Says:

    travesti ankara travestişeri istanbul travestileri

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: