Una espía en Carrefour y McDonald’s

La historia de una crónica sobre los miles de jóvenes que rotan de un trabajo mal pago a otro peor.

Armó un CV acorde a la tarea. Luego buscó y consiguió empleos precarios, poco calificados y mal pagos para escribir una crónica sobre la vida de miles de jóvenes que en Argentina rotan de un trabajo a otro, presos en un sistema laboral de explotación flexible. Ahora publicó Alta rotación: El trabajo precario de los jóvenes (Tusquets). Se llama Laura Meradi y explica lo que hizo en una entrevista que puede leerse aquí.

Anuncios

5 comentarios to “Una espía en Carrefour y McDonald’s”

  1. Ber Says:

    Buen aporte para pensar en la metáfora que alguna vez discutimos de la cámara fotográfica, y del cronista como fotógrafo que plasma en palabras las imágenes que en él se imprimen.

  2. Oz Says:

    Sí es cierto, Ber: ahora fijate en lo que dice en la entrevista: que le encanta el género (crónica) por “la sensación de que vivís para escribir y que todo lo que ves puede ser escrito”. “Lo real que se transforma en narración”… Pero no hay una ilusión ahí de que una está captando “lo real” cuando es la propia mirada la que transforma esos objetos en palabras? (incluso en fotos: el fotógrafo también tiene su punto de mira). Porque esta mina fue a investigar algo que ya sabía que ocurría, fue a “documentar” (ella lo dice) esa precariedad laboral. Entonces el recorte que su mirada realiza sobre el cuadro tiene que ser integrado a “lo real”.

  3. Ber Says:

    Sí, totalmente. Es su mirada de cronista – como la mirada del fotógrafo- la que efectúa un recorte y recontruye en palabras –o imágenes- lo que ve. Coincido con vos en que existe una suerte de ilusión acerca de la captación de “lo real” (más allá de toda de discusión acerca de lo inasible que ello resulta, no?) cuando es tan sólo una mirada. Pero ese afán “documentalista”, ese deseo de transmitir lo que “realmente sucede” (con muchas comillas), es lo que motoriza al cronista en este caso y le da sentido al “estar ahí” que requiere el género.

  4. Peace Says:

    “Cuando es tan solo una mirada”? Te parece poco, Ber?

  5. Fer R Says:

    Debe estar bueno el libro. Me parece que debe haber una intención de captar “la realidad” y que el recorte que ella hizo se integra a esa realidad que ella (y todos) conocemos.
    A mi me llamó la atención que dijera que “la historia aparecía narrada ante ella”. Da la sensación de que esa realidad se presenta ante sus ojos como “desmesurada” , característica que, como mencionaba Villoro en la charla de FILBA, permite la crónica ¿lo recuerdan?
    Por otra parte, y a riesgo de resultar un tanto egocéntrica en auto- citar nuestro posteo de Alarcón, podrían llegar a establecerse algunas conexiones: el narrador podría ser aquel “narrador- protagonista- investigador” que en Cuando me muera…oscila a lo largo del relato.
    Al mismo tiempo, podría tratarse de un “viaje iniciático” ya que ella “nunca había tenido ese tipo de trabajo” y mucho menos se había propuesto narrarlo (o documentarlo).
    No aventuro más nada. Hay que leerlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: