De la maleta que trajo Villoro

“Una pregunta que a mí me ha parecido bastante intrigante es la que a veces te hacen en algunos aeropuertos cuando dicen “¿usted mismo empacó su maleta?”. Es algo bastante extraño porque empiezas a pensar si tú realmente empacaste tu maleta. La última vez que me lo preguntaron mi hija Inés de seis años me dijo que me iba a poner una sorpresa en la maleta. Naturalmente la sorpresa resultó que era unas pantuflas, una caja de Kleenex (probablemente para el llanto que yo tendría al separarme de ella) y tres conejos de peluche. Yo no lo sabía. Entonces, en ese momento si a mí me pedían que describiera todos los objetos de mi maleta, evidentemente no podía hacerlo. Yo creo que el trabajo del cronista tiene que ver con eso. Tú no eres el que empaca la maleta o sólo lo eres en parte. Tú te llevas algunas cosas a la maleta, pero siempre en el momento de desempacar encuentras los tres conejos de peluche y las pantuflas, que no sabías que estaban ahí, y qué bueno que se hayan colado… Los viajes tienen esta posibilidad de descentrar al cronista. Porque aunque el cronista no viaje de todas maneras está atravesando fronteras”  (Juan Villoro en una charla en el Filba 2008 que puede comenzar a leerse aquí y terminar de leerse entera por allí).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: