Día del enemigo del trabajo

“El trabajo no dignifica, modifica y acorta nuestras vidas; buscar la libertad en el trabajo es como esperar un beso de la boca de un cañón o una fruta de la vaina de una espada” (A las barricadas). Palabras de los anarquistas sentenciados a muerte por participar de las movilizaciones en torno a la huelga general que comenzó el 1ro. de mayo de 1886 en las mayores ciudades norteamericanas, con la reivindicación mínima de ocho horas de jornada laboral:

“Nuestros principios fundamentales son: abolición del salario y sustitución del actual sistema industrial y autócratico por el sistema de libre cooperación universal, único que puede resolver el conflicto que se prepara… si voy a ser ahorcado por mis ideales, mátenme” (Albert Parsons). “Solamente tengo que protestar contra la pena de muerte que me imponen porque no he cometido crimen alguno, pero si he de ser ahorcado por profesar ideas anarquistas, por mi amor a la libertad. a la igualdad y la fraternidad, entonces no tengo inconveniente… lo digo bien alto: dispongan de mi vida” (Adolf Fischer). “No, no es un crimen por lo que nos condenan a muerte, es por que aqui se ha dicho en todos los tonos, es por la anarquía y puesto a que es por nuestros principios por lo que nos condenan, yo grito bien fuerte: ¡Soy anarquista! Los desprecio, desprecio su orden, sus leyes, su fuerza, su autoridad, ¡Ahórquenme!” (Louis Lingg). ” Mi defensa es su acusacion, mis pretendidos crimenes son su historia… puede sentenciarme, honorable juez, pero al menos que se sepa que en el Estado de Illinois ocho hombres fueron sentenciados por no perder la fe en el triunfo final de la libertad y la justicia” (August Spies).

El 2 de mayo de 1886, en Chicago, mientras los huelguistas escuchaban al dirigente obrero August Spies, matones empresariales y/o policías de civil dispararon sobre la multitud y allí empezó la larga lista de mártires cuyo número aun está en disputa (sólo ese día, entre dos y seis muertos). El 4 de mayo, una protesta en Haymarket contra la represión terminó con una bomba que detonó entre las filas policiales y produjo al menos un muerto y varios heridos, ante lo cual la policía abrió fuego dejando unos doscientos heridos y un número indeterminado de muertos. Luego se declaró el estado de sitio y la ley marcial que permitió detener a cientos de activistas y acusar a varios del atentado, condenando a tres a prisión y a cinco a la horca: los alemanes Spies, Engel y Fischer, el estadounidense Parson y el alemán Lingg, que se suicidó en su celda antes de que lo ejecutaran. El recuerdo de estos mártires y sus principios es el origen de este día.

La crónica completa de José Martí, corresponsal del diario argentino La Nación, sobre la ejecución y sus antecedentes, puede leerse desde aquí.

Fuentes para esta entrada:
http://laluchaanarquista.blogspot.com/2009/05/1-de-mayo-anarquista-homenaje-los.html
http://anotherworldip.wordpress.com/2010/05/01/triste-primero-de-mayo/
http://www.slideshare.net/tigrefas/1-de-mayo-2010-3926388
(esta última es un relato de los sucesos de Chicago por parte de la Asociación de Empleados/as de la Policía Civil Nacional de El Salvador que reivindica la lucha obrera del 1ro. de mayo)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: