Las últimas palabras de Fogwill

Rodolfo Enrique Fogwill murió ayer por la tarde en la clínica de Buenos Aires donde estaba internado con un enfisema pulmonar que se le complicó con neumonía. La partida lo alcanzó en medio de su actividad de quinta-columnista en Perfil y la promesa de iniciar una serie de artículos sobre libros, editores, coimas, medios y fines: “Más chismes e infidencias se encontrarán en esta misma columna el sábado 21 de agosto” fue la frase final de su texto “Editores y editors”. En su columna anterior, las últimas recomendaciones fueron para su obra Los libros de la guerra (“No convoco a la compra. Se puede fotocopiar: la Justicia difícilmente perderá tiempo en diligenciar causas por una ínfima violación a los derechos de un autor del montón”), para otros cuatro lanzamientos de la editorial Mansalva, y advertencias a los autores sudacas que quieren conquistar España “poniendo un desaparecido en la página 78 o en la 132”.

Algunas de las apreciaciones a destacar de ambas columnas:

“Hace poco una comitiva de impresores viajó a España para denunciar, ante la casa matriz, las coimas exigidas por ejecutivos de la filial argentina de una importante editorial de la península. Nadie quiso escucharlos, salvo un antiguo director editorial que pagó con su despido el error de atenderlos. Al hombre, pobre ingenuo, le faltaban apenas seis meses para la jubilación. De modo que la medida fue doblemente ejemplificadora.

“España, del aragonés Vilas (1962), es un libro de inusitada frescura, algo sorprendente procediendo de un autor español. Hilvana medio centenar de historias y microrrelatos agrupados caprichosamente en once capítulos que el editor español no vaciló en llamar novela siguiendo la práctica fraudulenta de la industria.

“La semana pasada comencé esta serie de columnas en las que me propongo eludir la política nacional para ocuparme de lo más cercano a mis actividades, la cultura y esta vida cotidiana, a la que por razones profesionales y a falta de una mejor posición de clase estoy condenado”.

Pueden leerse con un click aquí y otro allá. Y un excelente perfil escrito por Silvina Friera en Página/12.

Anuncios

Una respuesta to “Las últimas palabras de Fogwill”

  1. Celeste Says:

    Se murió un cretino, un escritor del montón, alguien que quiso llamar la atención en vida porque sabía que la posteridad le sería mezquina. Y bué…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: