Mientras tanto, en el lejano río Marañón

Tres personas como mínimo desaparecieron ayer durante el  bloqueo del río por miles de indígenas del pueblo achuar en protesta contra una compañía petrolera argentina que habría incumplido sus acuerdos luego de un derrame de crudo que dejó sin agua potable ni pesca a 3500 habitantes de la selva. Los desaparecidos se perdieron en la salvaje correntada del Marañón cuando las maniobras de dos grandes embarcaciones de transporte fluvial, que trataban de romper el piquete acuático de canoas indígenas, hicieron caer al agua a pasajeros y piqueteros. La compañía Pluspetrol, la mayor productora de petróleo y gas en Perú, se había comprometido a dar agua potable y asistencia sanitaria a los afectados por el derrame de 300 barriles de crudo durante el accidente de una barcaza en junio. Los mayores afectados son los achuar, o achuares, pertenecientes a la familia lingüística de los jíbaros, que desde el inicio de operaciones de la compañía a fines de los 90 han sufrido entre 16 y 18 derrames de petróleo, según denuncias de comunidades indígenas acompañadas de informes del Ministerio de Salud peruano que revelaron que el 98 por ciento de los niños que habitan la cuenca del río Corrientes tienen plomo y cadmio en la sangre en niveles superiores a lo permitido.

Después del último derrame en junio pasado, Pluspetrol se comprometió a brindar ayuda humanitaria a los afectados y a limpiar el Marañón, junto a otros dos ríos. Pero la limpieza no se realizó (eso debe sonar conocido a todo argentino) y la ayuda cesó cuando la Dirección Regional de Salud informó que ya no había contaminantes en las aguas, pese a que otro estudio de un equipo no gubernamental de investigadores en impacto ambiental insiste en que los niveles de grasas y aceites son superiores a los permitidos, según lo que habría publicado el Instituto de Investigaciones de la Amazonía Peruana.

El incumplimento del compromiso (eso debe sonar conocido a todo indígena americano) detonó el piquete o bloqueo fluvial por parte de miles de pobladores amazónicos indignados y en defensa de “ríos de los que bebemos el agua directamente”, en palabras del dirigente Denis Pachanase. El corte, que duró cuatro días, dejó varados a más de 2000 pasajeros en la comunidad selvática de Puerto Orlando, hasta que el accidente provocado por las embarcaciones que intentaron desbloquear el río por la fuerza llevó a una negociación entre representantes indígenas, del gobierno regional y de la empresa Petroplus, que acordaron realizar nuevos estudios sobre la calidad del agua. Los achuar levantaron ayer la medida de fuerza.

Fuente de la noticia: Diario El Mundo (España)

Otras fuentes para la información ampliada:

Achuar Perú

Federación de Comunidades Nativas del Río Corrientes

E-Tech International

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: