Devenir orquídea

Un recorrido por la feria de la Asociación de cultivadores de orquídeas en el Centro Okinawense de Buenos Aires, por un cronista seducido entre promesas de jardines flotantes y selvas impenetrables que emanan de esta planta en sus más de treinta mil variedades. Se publicó en el blog El Mate Tuerto, la firma Ariel Idez y en algunos de sus párrafos destacables cuenta: 

“-Sexual.

Dice sin ponerse colorado el presidente de APCOA cuando le pregunto cuál es el principal atractivo de las orquídeas:

-Si te lo dijera desde un punto de vista masculino muchas de estas flores tienen una atracción sexual, Aunque la mayor cantidad de aficionados o clientes son mujeres.

No es metáfora, sino metonimia: la apertura de los pétalos, la disposición lateral y carnosa de los sépalos envolventes, el capuchón central del labelo, recrean una concha abierta en todo su esplendor. Otra muestra de falocentrismo: decir que algo que está bueno es muy pija. Minga, algo auténticamente hermoso, como las orquídeas, lo es justamente por ser muy concha. La flor, sin ir más lejos es el órgano sexual de la planta y su forma y color y fragancia no tienen nada de caprichosos: han evolucionado durante diez millones de años para atraer engañosamente al insecto que la poliniza. Así, entre las variedades expuestas, la Odontocidium “Wild Cat” imita a la perfección la forma de un abejorro mientras la Oncidium “Java” despliega de su vara floral un enjambre de mariposas amarillas, ya lo había dicho Deleuze: la orquídea es una flor en pleno devenir.

El 90% de las orquídeas florecen por estrés. No es que florezcan porque les gustó algo, florecen porque no les gustó algo. Porque algo está mal, su último intento antes de quizá morir es la reproducción. Entonces si a la orquídea no le gusta el frío en determinado momento del año o una amplitud térmica de más de diez grados en determinado momento del año lo que hace es desencadenar la floración: intentar reproducirse antes que esa condición la mate. Algunas requieren condiciones combinadas: sequía y frío, pero siempre son mecanismos de estas características. Otras veces el acortamiento del día hace que la planta induzca su floración. Encontrar ese mecanismo en plantas que son totalmente distintas en un clima que no es el mejor para cultivar, ahí está el reto, explica Julio César y entonces alcanza con levantar la vista y mirar una orquídea para cantar a coro con Rilke aquello de que la belleza es el comienzo de lo terrible, que apenas podemos soportar.

Como su flor emblema, el APCOA también nació del estrés y el instinto de supervivencia: los viveros productores se unieron tras la crisis del 2001 para ayudarse entre sí y sacar a las orquídeas del rubro de vienes suntuarios e inaccesibles. Tras once años de tenaz lucha, las casi tres mil personas que visitaron la muestra y calidad de las orquídeas presentadas por los aficionados demuestra que su esfuerzo, por esta vez, no ha dado sus frutos.

Ha dado sus flores.”

______

Sale completa, con fotos, por acá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: