Viscarra Not Dead

Hace algunos días, en el cementerio de la ciudad de La Paz, seguramente algunos amigos le acercaron a su tumba alguna botellita de aguardiente en el Día de los Muertos. “Viscarra intuía su muerte desde mucho antes de su partida. Hablaba de ella con una naturalidad que asustaba. La trataba siempre como si fuera una vieja amiga, como si fuera una de esas ‘amigas’ que el Víctor Hugo frecuentaba para saciar su hambre de carne, su necesidad de cariño, aunque fuera comprado. Siempre decía que dudaba que el “Supremo”, como él lo llamaba, estuviese preparado para recibirlo. Porque le debía muchas explicaciones, por las penurias, por las golpizas, por los maltratos, por esa indiferencia y menosprecio social, por tantas y tantas cosas”, dice el periodista Ricardo Bajo H. en un artículo que publicó hace algunos meses el diario boliviano Cambio. Se puede leer por acá.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: