Psicología del cronista urbano

“El cronista más sensible adquiere así una función cuasi terapéutica –y de alguna manera, catártica– hacia su colectividad. Si elige curiosear en hechos de crónica privados y aparentemente marginales, poniéndolos en primer plano y atrayendo sobre ellos la atención de la opinión pública, es porque, como un psicólogo, el cronista sabe que en esos hechos aparentemente despreciables, casi omisibles, hay más verdad que en el relato racional, documentado, de otras –quizá más espectaculares y más evidentes– historias de vida. Selecciona un evento entre miles porque intuye –’sabe’, quizá– que ese evento puede ser enriquecido de sentido, contado como un mito compartido que agrega y condensa las mentes de los ciudadanos”, dice Rocco Carbone en “Crónica y ciudad”, un gran artículo publicado en Página 12 que se puede leer con un click acá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: