Tu nombre en vano

“Entre escritores el nombrar a los otros puede significar una declaración de pertenencia o el ritual prometeico con que se inicia una escuela estética pero también se nombra para devolver una invitación a un congreso o para incentivarla, bendecir discípulos, pagar mangazos sin cantante y sonante o extorsionar a los jóvenes para que se pronuncien contra el olvido, cuando no para honrar mecenas como el pobre Virgilio que seguramente debía no olvidarse nunca de nombrar a Cayo Clinio Mecenas”, cuenta María Moreno en la revista Debate. Se lee completo por acá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: