El cronista Mansilla, según Baigorria

“En la orgía, como en la revuelta, el esclavo se caga –a veces, literalmente- en el amo (‘las fuerzas de la naturaleza se han desencadenado’, diría Lamborghini). También se lo devora: es una celebración antropófaga, un sacrificio a expensas de la majestad, la jerarquía y el poder, un rito el cual se rompen las reglas de juego que luego volverán a ser ‘santas e inviolables’ (Callois, según Bataille en El erotismo). En las crónicas de Mansilla, los cuerpos y las voces de los otros se rozan, tocan, cruzan e intercambian como si estuviesen revueltos: gauchos refugiados entre ranqueles, frailes, cautivas, paraguayos, tobas, mestizos, mulatos, lenguaraces, minorías o devenires minoritarios, cristianos o paganos. Pero ‘yo no soy más que un simple cronista, ¡felizmente!’ proclamará Mansilla a la vez que se pregunta: ‘qué es filosofar’. La operación tiende a encajar en las reglas de juego de la época, sobre todo en la búsqueda de modos apropiados de representar esas ‘razas’ de indios, negros y gauchos, dentro de la construcción de la nación desplegada entre 1870 y 1880”, escribe Osvaldo Baigorria en “El cronista filósofo vs. el negro del acordeón”, un artículo publicado en el nuevo número de la revista Mancilla. Se puede leer un adelanto por acá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: