Desde el balcón

“Olga Pacheco cuenta muchas cosas. Lo único que no cuenta es su edad. Habla con un tono de abuela adorable y cómplice. Y de abuela despreocupada, también. Dice que le queda poco tiempo de vida. Que espera un trasplante de riñón. Pero lo dice con una sonrisa y con la normalidad de quien espera visitas. Señala que es chilena y que dejó Santiago hace 37 años, en plena dictadura de Augusto Pinochet. Olga podría contar todo lo que cuenta resguardada de la lluvia y bajo el techo del patio de comidas de la paquetísima tienda Harrods, a pocos metros de ahí. Sin embargo, cuenta lo que cuenta cubierta con un paraguas y frente a la embajada de Ecuador en Londres. Olga, como las decenas de periodistas de todo el mundo y los más de cien efectivos de la policía Metropolitana de la capital británica, está ahí por Julian Assange: el fundador de Wikileaks se encuentra refugiado en la sede diplomática –desde el jueves en carácter de asilado político- desde el 19 de junio y a la espera de un salvoconducto que le permita abandonar el Reino Unido sin ser detenido ni extraditado a Suecia, donde pende una acusación de abuso sexual en su contra y desde donde teme que pueda ser luego extraditado a los Estados Unidos. Allí, podría enfrentar hasta la pena de muerte por la publicación de más de 250 mil cables diplomáticos.” Una crónica firmada por Leonardo Be, que desde Londres cuenta cómo Julian Assange pasa sus días en la sede diplomática ecuatoriana. Se lee en Diario Pulse por acá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: