Historia Universal de la Pasta

“Para hablar de la pasta empiezo por decir que mi familia tiene lo que yo llamo ‘italianismo positivo’: los primeros síntomas los presentó mi hermana Ligia, poetisa y maestra de escuela en Anorí, mi pueblo natal. Al terminar las clases diarias ella se reunía con nuestro tío Arturo Peláez, que era el alcalde –imaginativo narrador, gallero de profesión, aunque tampoco despreciaba el guachaqueo de las muelas de santa Apolonia–, y ambos se recostaban en taburetes de vaqueta contra la pared exterior de la alcaldía “a ver pasar la gente”, siempre la misma, en tediosa escena repetida y repetida, como sacada de versos del ‘Tuerto’ López.” Una historia que se amasó durante siglos y que la revista colombiana El Malpensante publicó este mes. La firma Guillermo Angulo y es ideal para leer un domingo. Se encuentra por acá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: