El interior de Corea

“Era, en principio, un encuentro que podía resultar perfecto: ni yo le importaba nada a Corea ni Corea me importaba especialmente a mí. Había, entonces, ese espacio para la consideración, la ecuanimidad, la deferencia que la distancia garantiza. Hasta que apareció el problema: yo seguí sin importarle a Corea, pero Corea sí empezó a importarme. Es curioso cómo unos días de esa mirada intensa que una crónica precisa cambian los prejuicios: curioso cómo acercan. Así, sin ninguna intención, éste empezó a volverse un libro más personal que lo que hubiese creído -y querido- que fuera. Supongo que eso lo hace, también, de algún modo, menos creíble, más cierto.” Martín Caparrós y su cámara de fotos viajan por Corea del Sur. Un adelanto de su nuevo libro Palipalí se lee en el ADN de La Nación, por acá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: