Villa Cariño a la chilena

“Claudio, estudiante de turismo, se ha pegado polvos en Playa Blanca desde los 15 años, Todo depende, asegura, del nivel de exhibicionismo. ‘Una vez estaba con mi ex en los roqueríos. Esa noche había mucha gente en la playa y justo cuando terminábamos de concretar el acto escuchamos un grito espantoso. Justo al lado de nosotros había otra pareja en las mismas. Todavía me acuerdo del medio grito que se pegó la mina”, recuerda. Playa Blanca es un lugar ideal para los que buscan adrenalina e inolvidables revolcones. “Siempre he tenido esa sensación extraña de querer que me vean haciéndolo’, cuenta Claudio.” Cuando falta plata para el telo y el cuerpo llama, Chile ofrece sus costas del Pacífico. Una nota firmada por Jimena Améstica Zavala en The Clinic que se lee por acá.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: