Las aguas bajan turbias

Crónicas de las inundaciones. Muchas voces, para pensar y reflexionar. “El drama repetido que se vive en el área metropolitana con cada temporal se convirtió ayer en una catástrofe. Desde que la lluvia comenzó a arreciar, a la madrugada, el agua subió sin pausa y dejó a su paso devastación y muerte. Por lo menos seis personas murieron en la Capital, entre ellas un empleado del subte que se electrocutó en la estación Los Incas de la línea B y tres vecinos del barrio Mitre, cerca del shopping Dot Baires, de Saavedra, uno de los barrios más castigados”, cuenta Fernando Rodríguez en La Nación por acá. “Dos cuadras más allá, pero ya fuera del Barrio Mitre, en una casona frente a las vías del Ferrocarril Mitre, sobre la calle Plaza casi esquina Arias, murió un hombre de 56 años, Ricardo Caporale: ‘Era mi mejor amigo’, contó a Tiempo Argentino su vecino de toda la vida, Juan Carlos Neressien, que vive pegado a la casa de Ricardo. ‘Y poné esto si te la bancás: ¡Macri, sos un hijo de puta! Ricardo me dijo un año atrás que esto iba a pasar, una vez terminado el paso a nivel que tenemos acá y que costó 14 millones de pesos'”, cuenta Sergio Di Nucci en Tiempo Argentino por acá. “El agua empezó a bajar durante la mañana, pero las lluvias seguían y los cortes de luz se mantenían en los barrios inundados. La demora en las obras de los arroyos Vega y Medrano y la confrontación política estuvieron en el foco de los debates. Las críticas recayeron sobre Mauricio Macri, que estaba en Brasil y regresó durante la tarde”, escribe Einat Rozenwasse en Clarín por acá. Por su parte, Horacio Cecchi en Página 12 explica: “El endeudamiento, de todos modos, resulta absurdo si se tiene en cuenta que de los fondos asignados a Infraestructura de la Red Pluvial en el Presupuesto de la Ciudad, para el 2011, ‘el GCBA sólo ejecutó el 73,16 por ciento –sostiene la publicación La Fábrica Porteña en una nota específica sobre inundaciones y basura, publicada en noviembre pasado, cuando las dos inundaciones de octubre y noviembre ya habían sido denominadas por el gabinete de Macri como “un desastre excepcional’–. En los primeros seis meses del 2012, la ejecución sólo alcanzó al 2 por ciento del presupuesto. Y, para el 2013, la reducción de esa partida es del 90 por ciento. Por otra parte, la subejecución de la partida destinada al mantenimiento de la red pluvial, que en 2012 sólo llega al 36 por ciento del presupuesto de ese rubro, es inadmisible en cualquier lado, pero en Buenos Aires, más, es sencillamente una locura”. La locura tomó forma ayer, como una ‘imprevisibilidad’ obvia y previsible.” Se lee completo por acá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: