Cidade maravilhosa

La historia cuenta que en 1930, poco después de publicar Los siete locos, Roberto Arlt llegó a Río de Janeiro, para trabajar como corresponsal viajero del diario El Mundo. Se quedó dos meses en la cidade maravilhosa. Ahora, la editorial Adriana Hidalgo reúne las crónicas y artículos de aquella estadía bajo el título Aguafuertes cariocas. Se lee un adelanto en el ADN de La Nación, por acá.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: