Narcos en la Isla Talavera

“Esa noche hubo desvelo de perros en las costas de la Isla Talavera, sobre el Delta del Paraná. El alumbre de linternas y los rumores de pisadas inquietaron a la jauría. Héctor Valori salió de la casa a recibirlos. Contó seis pero se detuvo en el rostro adolescente del más excitado, que no debía tener más de 15. A Valori lo encañonaron, y lo ataron a un palo con alambre San Martín, que es el que se usa para perimetrar los campos por su resistencia a casi todo. Hubo palizas por turnos hasta fracturarle el tabique, hundirle una parte del cráneo y estropearle para siempre uno de los ojos. El asunto siguió empeorando: alguien intentó arrancarle el dedo medio de la mano izquierda con una tenaza, pero la impericia o el desagrado no lo permitieron. Otro, más pragmático, completó la faena con un fogonazo de pistolón, dejándole un muñón entre dos pares de falanges.” Una crónica policial sobre las víctimas isleñas del narcotráfico. La firma Gastón Rodríguez y se lee en Tiempo Argentino por acá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: