Brasil está caliente

Brasil arde. Antes de la fiesta para pocos que se anticipa con el nuevo mundial, cientos de brasileños salieron a las calles a reclamar por vivienda, educación y transporte dignos. Varios diarios ya publicaron en estos días sus crónicas e interpretaciones sobre las manifestaciones en Brasil. En Página 12, Eric Nepomuceno cuenta: “La actuación salvaje de la policía militar carioca volvió a alcanzar su auge alrededor de las nueve de la noche de ayer, cuando una brigada de motociclistas de la policía militar disparó balas de goma contra manifestantes que estaban en la puerta del hospital Souza Aguiar buscando noticias sobre los más de veinte heridos que habían sido llevados de emergencia. Ya desde el lunes pasado la acción de la policía militar carioca era blanco de críticas durísimas. La foto de un soldado disparando un spray pimienta en el rostro de una manifestante recorrió las primeras páginas de diarios de todo el mundo.” La nota se lee completa por acá. En tanto que una crónica de Alberto Armendariz en La Nación destaca: “El gigante despertó. Estamos aquí para quedarnos. Con consignas como ésa, más de un millón de brasileños volvieron a tomar las calles para celebrar que las autoridades habían cedido el día anterior en su polémico aumento de las tarifas de transporte. Pero también dejaron en claro que aunque ganaron esta batalla la lucha continuaría en contra de la corrupción y el despilfarro, y por mayores inversiones en educación, salud y servicios públicos.” El resto de la nota se lee por acá. Y no deja de ser una buena oportuidad para releer la crónica “Saqueos” que Néstor Perlongher escribió a principios de los años noventa, sobre unos saqueos que presenció en Brasil a principios de los ’80: “Ahora, el flujo del saqueo es incontrolable. Agravado por la re­cesión, los bajos salarios, el hambre objetiva que las masas pasan, es una explosión intempestiva que luego refluye, no deja nada, más que el televisor portátil que alguno aprovechó para birlarse o los zapatos de taco alto que mujeres ululantes arrebataban en manojos.” La crónia de Perlongher se puede leer completa gracias al aporte de Matías de Golosina Caníbal, en el blog de Osvaldo Baigorria por acá.

 

Una respuesta to “Brasil está caliente”

  1. #Quebra-quebra #Perlongher | Paseo esquizo Says:

    […] Brasil menor, marginal y disidente que cada tanto llega al centro, lo ocupa y se expande desde un chispazo que enciende el reguero de pólvora de la bomba que parece estar siempre a punto de explotar (sobre […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: