El machi Celestino

“¿Puede un evangélico encarcelado participar de un culto al interior del penal? Por supuesto. Tiene todo el derecho a profesar su fe. ¿Puede un preso católico asistir a una misa? Obvio, Gendarmería no hace distinciones odiosas al respecto. ¿Podría un pastor o un sacerdote encarcelado oficiar allí mismo una ceremonia religiosa? Si no fue inhabilitado por las normas de su credo, impedimento no existe. Yo mismo he sido testigo de masivas ceremonias religiosas en varias cárceles sureñas. Y cuando digo masivas, hablo de MASIVAS. Cientos de personas, entre reos, familiares y gendarmes curiosos. Hasta los bautizos están autorizados, me cuenta un amigo oficial de gendarmería. ‘Mientras no se ponga en riesgo la seguridad del recinto’, subraya. Ahora, ¿puede un mapuche profesar su propia religiosidad al interior de una cárcel? Sí, era posible. Al menos hasta hace pocos días.” Columna de Pedro Cayuqueo en The Clinic, se lee por acá.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: