El no future del anticristo

“Lo que más llamaba la atención de Johnny Rotten era, además de los ojos -hace diecisiete años podría haber sido uno de los chicos de Village of the Damned [El pueblo de los malditos] -, la inteligencia con que usaba el cuerpo. Se agachaba como Quasimodo; esquivaba la cortina de objetos que caían sobre el escenario y sobre la banda (cubitos de hielo, vasos, zapatos, monedas, prendedores y probablemente piedras) torciendo el cuello. Se agarraba del micrófono como si estuviera en un túnel de viento, a punto de ser arrancado del escenario.” Greil Marcus escribe sobre el último recital de los Sex Pistols en una crónica publicada originalmente en la revista Rolling Stone, que es recuperada en el libro Escritos sobre el punk 1977-1992. En el baño del fascismo. Un adelanto se lee en el ADN Cultura de La Nación por acá.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: