Sexo, turismo y recuerdos

“Suite del Sheraton de Retiro. Un texano, dos putas y yo. Son putas de Hippopotamus, un putero de recoleta. El texano está con su chica en la habitación. Yo estoy con la otra en el baño. Ella está inclinada sobre el bidet con las manos apoyadas sobre los grifos. Yo me la cojo desde atrás, por el orto o por la concha, no lo recuerdo. Desde dos mil siete y hasta dos mil trece inclusive trabajé como guía turístico para una agencia de alta gama, especializada en cazadores y pescadores. Gringos ricos que vienen y se gastan veinte mil, treinta mil dólares en una semana para pescar trucha en el sur, dorado en Corrientes, o para cazar palomas en Córdoba. Como no hay vuelo directo, pasan unos días en Buenos Aires y se quedan comiendo carne y chupando Malbec. Yo los saco a pasear. En Córdoba un cazador puede matar hasta dos mil palomas por día. Está bien. Son plaga.” Juan Sklar escribe sobre sus años como guía turístico. Se lee completo en La única, por acá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: