Crónicas retenidas

“’Nadie recuerda cómo fue la última vez. Hay relatos, quizás falsos, que mencionan el cauce del río tropezando valle abajo, el repiqueteo enfurecido de las gotas sobre el jadeo de la tierra seca y los dos o tres años de alivio que siguieron. Pero nadie recuerda cómo fue la última vez porque esa última lluvia —no el último chubasco, no la última tímida llovizna: la lluvia grande, la tormenta animal— fue hace demasiado tiempo y es, para toda una generación, una leyenda: algo que nunca sucedió. Aquí, en el borde sur del desierto de Atacama, novecientos kilómetros al norte de Santiago de Chile, en un valle llamado Copiapó, no llueve desde 1997′. Ese es el arranque de una crónica que escribí a fines del año 2012, que implicó muchas semanas de trabajo y un viaje a la zona de Copiapó donde entrevisté a decenas de agricultores, dueños de viñedos, temporeros, gente que me contó  su vida y confió en que lo que yo decía que estaba haciendo era, en efecto, lo que yo estaba haciendo. Ahora ya no sé si confiarán tanto en mí, porque el resultado de aquel viaje es esa crónica que, posiblemente, nadie leerá jamás.” Leila Guerriero te explica el porqué en este enlace.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: