La astilla del astillero

“Es todavía de noche cuando los operarios comienzan a llegar en los colectivos 2 y 4 a la puerta del astillero Tandanor –Talleres Navales Dársena Norte–, pasando la ex Ciudad Deportiva de La Boca. A las 6 de la mañana falta todavía un buen rato para que la luz ayude a identificar lo que atesoran las 21 hectáreas que integran el complejo. Mientras muchos trabajadores fichan el ingreso con una tarjeta magnética, otros van saliendo: son los que trabajan a contraturno para que el rompehielos Almirante Irízar vuelva rápidamente a sus funciones.” Una crónica de Vanina Escales sobre la vida en el astillero más grande de Latinoamérica. Se lee por acá

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: