El juego de la culpa

“Hubo un momento en que nuestros políticos y los medios de comunicación tenían un especial temor cuando cubrían guerras de Medio Oriente: que nadie los llamara antisemitas. Tan corrosiva, tan viciosa era esta acusación contra cualquier crítica honesta a Israel, que sólo por balbucear la palabra ‘desproporcionada’ provocaba acusaciones de nazismo por parte de los aspirantes a partidarios de Israel. La simpatía por los palestinos ganaría el apodo de ‘pro palestina’, que, por supuesto, significaba ‘pro terrorista’. O al menos así fue hasta el último baño de sangre en Gaza, que está siendo tan gráficamente cubierto por los periodistas, que nuestros maestros y nuestros medios de comunicación están sufriendo una nueva experiencia: no miedo de ser llamado antisemita, pero miedo a sus propios televidentes y lectores. Gente común tan ultrajada por los crímenes de guerra cometidos contra las mujeres y los niños de Gaza que están exigiendo saber por qué, incluso ahora, los magnates de la televisión y los políticos se niegan a tratar a sus propios pueblos como seres morales, decentes e inteligentes humanos.” Robert Fisk escribe en Página 12 sobre el rol del periodismo en la cobertura del conflicto en la Franja de Gaza. Se lee completo por acá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: