Archive for 28 abril 2015

Elecciones y punteros

28/04/2015
“Prefiere que lo llamen ‘referente barrial’. Tiene 30 años, fue presidente de la juventud PRO y hoy está décimo en la lista de legisladores de Horacio Rodríguez Larreta: si se mantuvieran en julio los resultados de las PASO, es probable entre a la Legislatura. Es devoto de la virgen de Urkupiña, nieto de bolivianos de Cochabamba, hijo de un carpintero que se formó políticamente con el Padre Mugica en Retiro y de una mujer que maneja un comedor comunitario desde hace más de una década. Nació, creció y militó en la villa 20, dentro de la Comuna 8, donde el PRO acaba de volver a ganar: obtuvo un 46 por ciento de los votos en las primarias de la Ciudad de Buenos Aires.” Una interesante crónica firmada por Julia Muriel Dominzain, que se lee completa en Anfibia por acá.

La sumisión de Houellebecq

24/04/2015

“Michel Houellebecq tiene custodia oficial. Después del atentado contra Charlie Hebdo, el gobierno francés prefiere no arriesgarse: como otras personalidades locales, el autor de Plataforma va a todas partes flanqueado por dos policías de civil. Bromea con ellos y parece cómodo con la situación. Aunque no deja de resultar algo irreal entrevistarlo en esta brasserie de Saint-Germain, bebiendo vino blanco, mientras Houellebecq habla con entusiasmo de los cuentos de Borges y sus custodios echan discretos vistazos a los edificios cercanos en busca de francotiradores. Parece una escena de una mala película, pero es sólo uno más en la sucesión de malentendidos que han rodeado la publicación de Sumisión. Síntoma del lugar que Houellebecq ocupa hoy en la vida pública de su país -habría que recordar a Voltaire durante el reinado de Luis XV, o al conde Tolstoi en la Rusia de Alejandro III, para encontrar algo equivalente-, el Primer ministro, el Presidente y la jefa del principal partido de oposición hablan de su nuevo libro como si fuera un asunto de Estado. Mientras Sumisión, impulsado por la impresión generalizada de que ahí se explica o se profetiza la masacre de Charlie Hebdo, se vende compulsivamente, el escritor Houellebecq, que ahora recuerda físicamente a Iggy Pop, es interpelado en la calle como una estrella de rock. Durante la entrevista, varios se acercarán a pedir un autógrafo; un hombre pedirá que le firme la camisa. Un efecto colateral de este fervor es que nadie toma Sumisión como una novela. Se la juzga como un acto político, se la compara con panfletos como El suicidio francés, de Éric Zemmour, o El gran reemplazo, de Renaud Camus, bestsellers estridentes que machacan dos ideas obsesivas: el Occidente judeocristiano está en retirada, los bárbaros musulmanes se aprestan a tomar el poder.”

Un muy recomendable diálogo entre Michel Houellebecq y Gonzalo Garcés. Se lee completo en el ADN Cultura por acá.

Perfil de Gato

10/04/2015

“Ese que está por tocar su saxofón es famoso en todos lados, hasta en Rusia, donde sienten un gran amor por el tango, y extrañamente -ya que él no toca estrictamente tango-, por ‘Mr. Gato’. Ese mismo que vino a tocar esta noche en Blue Note colaboró en dos discos del trompetista estadounidense Don Cherry, considerados hoy clásicos del free jazz y el vanguardismo de los años 60: Complete Communion y Symphony for Improvisers. Y también con Santana, en una versión de bolero del tema ‘Europa’. Ese que sale a tientas de su camarín es, probablemente, el músico de jazz más importante que dio la Argentina.” Crónica de un encuentro con el Gato Barbieri en New York City. Un texto firmado por Teodelina Basavilbaso en el ADN Cultura de La Nación, se lee por acá.

Más sobre Sánchez

07/04/2015

2015-04-17 - Plaza de la lengua-01

Fuego en el sur

05/04/2015

“El fuego avanza. En la montaña, en las márgenes de los lagos, en el medio de maitenes, cohiues y cipreses, en donde pastaban los animales, en la estancia de Tinelli. El fuego amenaza los alerces milenarios del Parque Nacional y ya quemó una superficie de 30 mil hectáreas. Dicen que es imposible de contener, que solo las lluvias de abril terminarán de apagarlo. Pero el fuego no se ve: la prueba de que hay un incendio es el humo que borronea los paisajes, los brigadistas de otras provincias que todos los días llegan al pueblo para sumarse al operativo, las imágenes del fuego que emiten los canales de noticias. El fuego no se ve, pero está ahí, en la cara de todos los que viven de Cholila, un pequeño pueblo patagónico de 2 mil habitantes. Y entonces ese fuego que empezó el domingo 15 de febrero en la alta montaña de Chubut –y que todavía hoy sigue comiendo hectáreas–, se convierte en una sucesión de relatos. Como no se puede ver el fuego, se habla del fuego.” La crónica tiene un par de semanas, pero vale la pena leerla para tomar conciencia del daño que han provocado los incendios en la Patagonia. La firma Diego Geddes en Clarín y se lee completa por acá.