Pimienta

“‘Tres o cuatro inadaptados’. Los mismos, o quizás otros, que entraron un drone a la cancha para que paseara una especie de remedo de fantasma por el estadio. Un humor desopilante, y a la vez una capacidad logística envidiable. Un drone: a mí me ha costado entrar a una cancha con un encendedor bic, pero ellos entraron un drone. Tres o cuatro inadaptados. Mientras 40.000 personas, ante lo inconmensurable de la situación, cantaban adaptadamente el consabido “sos cagón”, luego del invalorable ‘River no se va’.” Pablo Alabarces escribe en la revista Anfibia sobre la agresión a jugadores en el Boca-River. Se lee por acá.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: