Archive for 31 agosto 2015

El señor Barriga boliviano

31/08/2015

“‘Arriesgo que en este libro hay años de vida y hectolitros de bebida, sin estar lejos de la mentira tampoco está cerca de la verdad.’ Así especula el poeta boliviano Julio Barriga en el breve prólogo que antepuso a El hombre que amaba a Amy Winehouse. Escritor de culto, etnógrafo autodidacta y poeta que ya tiene detrás una intensa obra poética, Barriga es uno de los secretos a gritos y susurros de la literatura contemporánea del país andino-amazónico.
El hombre que amaba… es un libro que reúne los textos autobiográficos en prosa que escribió Barriga y que estaban dispersos desde mediados de los ’80 hasta la actualidad. Un híbrido a mitad de camino entre la crónica, las memorias, el relato corto y el diario íntimo. Relatos que habían sido publicados en diarios nacionales y en revistas contraculturales, pero hasta ahora circulaban, en su gran mayoría, sólo en fotocopias entre sus fieles lectores. Los 38 textos compilados en el volumen rescatan su historia familiar, su nomadismo imperecedero y su ‘devoción de viudo’ por la cantante Amy Winehouse. Pero también trazan una alucinante cartografía de la bohemia boliviana de las últimas tres décadas. ‘Siendo su obra en verso esencialmente autorreferencial, estas prosas conmemorativas y testimoniales son la continuación del ajuste de cuentas consigo mismo: dejar todo cortado, medido y embalado para el final’, explica desde las alturas altiplánicas su editor, Fernando Barrientos.”

Reseña del libro de crónicas y memorias del poeta Julio Barriga. La firma Nicolás G. Recoaro, en el suplemento Cultura de Tiempo Argentino. Se lee completa por acá.

Tucumán arde en los medios

26/08/2015

Las crónicas de la represión en Tucumán luego de las elecciones provinciales en esa provincia argentina. Distintas formas de narrar (a veces ocultar) la violencia policial y el cinismo de la clase política. En el diario porteño La Nación, Jaime Rosemberg dice que “Unas 10.000 personas se habían reunido en la plaza Independencia, frente a la Casa de Gobierno provincial, para objetar el triunfo del candidato a gobernador por el oficialismo, Juan Manzur, frente al radical José Cano. La protesta comenzó cerca de las 21 y se desarrolló en paz hasta pasadas las 22.30, cuando la policía intentó disiparla con gases lacrimógenos, gas pimienta y balas de goma. Allí se produjeron corridas, choques y pedradas, y policías de a caballo y de a pie arremetían contra los manifestantes, algunos de los cuales fueron agarrados de los pelos e introducidos en la Casa de Gobierno, fuertemente vallada.” Se lee completo por acá. En otro matutino porteño, Tiempo Argentino, el cronista Felipe Yapur cuenta: “Las corridas no se hicieron esperar. Algunos militantes radicales retrocedieron unos metros y buscaron contraatacar con piedras e insultos. No tuvieron éxito. Los dirigentes seguían sin aparecer y la multitud se enardeció aún más. A falta de piedras los manifestantes recurrieron a las naranjas de los árboles que hay en la plaza.” Se lee completa la crónica por acá. Por otro lado, en el diario Página 12, el periodista Miguel Jorquera dice: “Más convencidos de la convocatoria impulsada por las redes sociales que de poder revertir el resultado en el recuento de los votos, los tucumanos que apostaron a un triunfo electoral de la alianza opositora Acuerdo para el Bicentenario hicieron sentir su bronca en la Plaza Independencia por el resultado. La heterogénea manifestación, en la que predominaban sectores medios, comenzó a concentrarse al ritmo de más palmas que cacerolas y más celulares que velas. ‘Que se vayan todos’, ‘Que abran las urnas’, ‘El pueblo unido jamás será vencido’, eran las consignas más coreadas, sumadas al grito de ‘ladrones’ y ‘corruptos’.”Se lee por acá completo. Finalmente, en el diario tucumano La Gaceta, en una nota sin firma se explica que “La escalada de violencia no cesó. Cuando algunos policías y manifestantes intentaban negociar una tregua, el tronar de los cascos de caballo repiqueteando contra el suelo del corazón céntrico encendió, otra vez, la mecha de la triste batalla campal. Primero, los efectivos de la Policía Montada intentaron irrumpir por calle San Martín. Un grupo de jóvenes ventiañeros les cerró el paso con vallas. Parecía que allí iba a terminar todo, pero los montados intentaron avanzar hacia calle 9 de Julio, por el camino interno de la Casa de Gobierno. Tampoco pudieron lograrlo. En el centro de la escalinata, una treintena de policías de Infantería comenzó con otra ráfaga de balas de goma y gases. Detrás de ellos, el jefe de la fuerza, Dante Bustamante, impartía órdenes. Fue el momento en que la violencia tocó su punto máximo: los policías a caballo desplegaron su furia por calle San Martín hacia la plaza, repartiendo latigazos entre la multitud. Esto dejó como saldo varios heridos a su paso y a uno de sus compañeros caído de su caballo. Pero nada terminó allí. La multitud, ya enardecida, retomó su marcha hacia el frente de la casona cantando el Himno Nacional. Sentados y entonando las primeras estrofas de la canción patria, recibieron los cascos de los animales y la furia policial contra sus cuerpos. ‘No estamos reprimiendo, nos estamos defendiendo. ¡Mire, mire!’, fue la explicación de Bustamante en medio del caos. Las corridas continuaron hasta cerca de la medianoche. Los manifestantes, más tranquilos, regresaron al centro de la plaza. Pero ya la triste escena había quedado en las retinas de todos como otro lamentable capítulo en la historia negra de los tucumanos.” Se lee completo acá.

La maldición del amor libre

20/08/2015

“Cuando yo tenía 28 años y era un australiano que vivía en el Londres de fines de los sesenta, me lancé a una aventura matrimonial que me trajo –aparte de unos episodios tempranos de gran deleite y quizá de una pequeña dosis de ilustración– la miseria más extrema y duradera que he sentido nunca en la vida. Mi esposa se llamaba Danne: Danne Patricia Emerson. Durante mucho tiempo pensé que me era imposible existir sin ella; que no había ninguna otra mujer sobre el planeta que pudiera procurarme semejante intensidad sexual y emocional. De forma errática y episódica, ella albergaba las mismas fantasías sobre mí.” Un artículo del crítico Robert Hughes sobre el poliamor. Se lee en la revista El Malpensante por acá.

Sexus

18/08/2015

“El último gesto de Henry Miller (1891-1980) fue enamorarse a los 84 de una mujer de veinte años. Brenda Venus (no un seudónimo, dijo ella, nacida en Mississippi con el agregado de un segundo nombre, Gabrielle, de madre indígena y padre italiano) sedujo de manera terminal al eterno seductor en la casa de dos pisos que él tenía en Pacific Palisades, espléndido barrio de Los Ángeles. Fue en 1976, cuando Miller solo podía caminar con la ayuda de su andador y casi siempre vestía en bata y pantuflas, incluso si iba a dar una conferencia o a almorzar con un amigo. En ese momento apenas contaba con una secretaria y un enfermero que lo visitaba regularmente para ejercitar sus piernas. Según la biógrafa Mary Dearborne, autora de The Happiest Man Alive, publicado por Simon & Schuster, la salud del escritor se había desmoronado completamente después de pasar por tres operaciones fallidas para que le inserten una prótesis arterial del cuello a la ingle y así tener circulación en su pierna derecha; la última, que duró diez horas, terminó con un coágulo de sangre en el nervio óptico que le quitó la visión de su ojo derecho.” De la serie “Palabras finales”, de Osvaldo Baigorria. Se lee completo en el suplemento Cultura de Perfil por acá.

La hora de la presentación

12/08/2015

Homenaje a Viel Temperley

12/08/2015

viel

La Matanza avanza

08/08/2015

“En La Matanza se juega una batalla donde el Estado municipal y las cooperativas del programa Argentina Trabaja se ponen a disposición del aparato del PJ local, una máquina perfecta de ganar elecciones. Es una pelea en la que paredones y postes de luz son territorios en disputa, y las boletas, municiones de una guerra sin cuartel por el control de los votos. Es una lucha con dialecto propio, en el que términos como ‘etiquetado’, ‘panal de abejas’ y ‘blanqueado’ se resignifican en clave de campaña. Es un enfrentamiento descarnado para adueñarse de la capital del peronismo. Con casi 1.800.000 habitantes y una superficie de 325 kilómetros cuadrados, La Matanza es, en términos electorales, la octava ‘provincia’ del país: tiene 889.901 votantes. Más un tercio de ellos vive en Laferrère, la localidad más postergada del distrito. Así como La Matanza es la capital del peronismo, Laferrère es el corazón de La Matanza.” Un crónica de Gabriel Sued desde el corazón de La Matanza profunda, días antes de las elecciones del domingo en Argentina. Se lee completa en el diario La Nación, por acá.