El diario del lunes

Luego de la primera vuelta de las elecciones presidenciales argentinas, algunos textos que cuentan lo que pasó. En la revista digital Anfibia, Lucía Álvarez cuenta que “Hace más de diez años Mauricio Macri se propuso fundar un nuevo partido. No era una misión fácil en la Argentina, por su historia pasada, ni por su historia reciente. Pero algo había: un clima, un ethos de época, el deseo de un tipo de cambio. Son las ideas que hoy, a horas de que termine la votación, mientras se esperan los resultados circulan en este salón en Costa Salguero: que los argentinos merecen otra Argentina, que sólo es cuestión de ‘tirar para arriba’, ‘pensar distinto’, trabajar con humildad y en equipo. Ahora, para sorpresa de todos, esa ‘revolución de felicidad’ ya no es más un deseo de futuro. Está ahí, a la vuelta de la esquina. Eso sienten las personas que van llegando al bunker de Cambiemos. Los que vienen a festejar la llegada al Balotaje y se encuentran con esos rumores que hasta hace pocas horas parecían imposibles: el arrebato al peronismo de la Provincia de Buenos Aires, una diferencia de dos puntos con el candidato del Frente para la Victoria, Daniel Scioli.” Se lee completa la crónica por acá. También en Anfibia, Nicolás Damin se pregunta: “¿Qué factores pueden explicar este desenlace parcial? ¿Será el agotamiento del modelo económico?¿Las disputas y fracturas internas del FPV? ¿La exitosa migración de dirigentes del PRO de CABA a la provincia de Buenos Aires? ¿Que el peronismo nunca soportó dos conducciones simultáneas sin un enfrentamiento abierto? ¿El bajo nivel de aceptación de Aníbal Fernández?” y ensaya algunas respuestas por acá. En Página 12, Mario Wainfeld explica que “Los dos rivales arrancan la segunda etapa en llamativa paridad con una breve luz a favor de Scioli. Pero en este momento, la mística de Cambiemos ha de ser superior y más sencilla su capacidad de convocatoria. El FpV tiene que lamer las heridas, introducir cambios, recobrar la mística, evitar la proliferación de internas o disputas. Es un partido que ha sabido hacerse fuerte y salir del pozo en las circunstancias más adversas. Por ahí hubo alguna más peliaguda que ésta en 2008 o 2009. Pero por entonces la presidenta era Cristina Kirchner y Néstor la acompañaba en el liderazgo. Las candidaturas de cualquiera de ellos era un recurso al alcance de la mano. Otro es el contorno actual, casi huelga señalarlo.” Se lee completo por acá. En el matutino La Nación, Carlos Pagni afirma que “Cualquiera sea el escenario, tanto Scioli como Macri deben ampliar su coalición electoral para ganar. No es tan seguro que quieran también formar una coalición de gobierno. Para resolver la incógnita Macri tiene que definirse frente a Massa, el árbitro principal de la segunda vuelta. Todo lo que dijo en las últimas 48 horas indica que se inclinará a favor de Macri. No fueron palabras dichas al azar. Desde el sábado Massa viene hablando con allegados al candidato de Cambiemos. Allí hay que prestar atención a sus dos amigos: Horacio Rodríguez Larreta y Diego Santilli. El propio Macri invitó a comer a los Massa a su domicilio, hace unas tres semanas.” Se lee completo por acá. En Tiempo Argentino, Hernán Dearriba reflexiona: “Desde el oficialismo sería un error enojarse con el voto popular. Antes bien, la conducción del espacio político que lidera la presidenta Cristina Fernández tendrá que repensar la estrategia que derivó en el ajustado triunfo del domingo en la elección nacional y la estruendosa derrota en la provincia de Buenos Aires. Scioli mismo tendrá que ajustar discurso y campaña sin traicionar los postulados centrales de su propuesta. Serán cuatro semanas apasionantes que definirán el rumbo de los próximos cuatro años. No es poco.” Se lee por acá. Finalmente, Martín Caparrós escribe en El País español: “Aunque, gane quien gane en noviembre, nada será muy diferente en la Argentina: en sus políticas, en su economía, en su visión del mundo, un gobierno de Scioli y un gobierno de Macri podrían parecerse mucho. En el país normal que pregona la futura expresidenta, Scioli podría votar a Macri y viceversa: que sean las dos alternativas de esta elección es el precio que la sociedad argentina está pagando por 12 años de peronismo kirchnerista.” Se lee completo por acá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: