Archive for 29 noviembre 2015

Crónica a la boliviana

29/11/2015

“Toca hacer la crónica de un encuentro sobre la crónica. Para partir y aterrizar al mismo tiempo, copio un fragmento del trabajo Crónica, entre la literatura y el periodismo leído por Santiago Espinoza, periodista cochabambino, editor del suplemento La Ramona del diario Opinión: ‘El interés y el debate sobre el periodismo narrativo, al que también se refieren otros autores con los apelativos de crónica, nuevo periodismo o, más genéricamente, literatura de no ficción, ha cobrado un protagonismo mediático y académico inusitado en los últimos años en América Latina’.” Una nota de Martín Zelaya en el suplemento Letra Siete, del paceño Página Siete. Se lee por acá.

Anuncios

Viajera solitaria

23/11/2015

“La obediencia es la muerte”, escribía Alexandra David-Neel (1868-1969) en su primer libro, A la vida,  publicado por el geógrafo anarquista Eliseo Reclus en 1898. “Y la mejor fuente de la juventud está en la actividad intelectual y en los viajes”, reiteró hasta su partida final un mes antes de cumplir los 101, ya conocida como la mayor experta europea en budismo tibetano y por haber viajado durante décadas por el continente asiático sobre rutas desconocidas para Occidente, llegando a la inaccesible ciudad de Lhasa cuando estaba estrictamente prohibido el ingreso de extranjeros.
Nacida en París, criada en Bélgica desde los 4 años, residente en Londres en su juventud, cantante de ópera en Indochina, amiga de círculos libertarios, existencialistas, teosóficos y feministas, Alexandra tuvo la suerte de encontrar un marido como Philip David-Neel, ingeniero de cuantiosos recursos que no sólo aceptó que su mujer partiera sola en 1911, siete años después de casarse, sino que financió buena parte de sus periplos a través de regiones habitadas por bandidos, tigres, lobos, leopardos y refugiados del hambre y de la peste. Pacifista, ella siempre llevaba un revólver escondido entre sus ropas, por las dudas.
Con la ayuda de Yongden, un lama tibetano de 16 años que adoptó legalmente, tardó tres años en entrar a Tíbet desde China a lomo de caballo; descubierta como extranjera, fue expulsada en menos de dos semanas. Luego se instaló en Corea, Japón y también en el monasterio de Kumbum, hoy dentro de China, donde vivió dos años y medio levantándose a las tres de la madrugada para meditar, estudiar y traducir al francés clásicos tibetanos y sánscritos. El segundo intento fue a pie. Vestida como oriental, el pelo teñido de negro y con la ayuda de su hijo adoptivo, durante cuatro meses cruzó ríos y montañas a veces con la nieve hasta las rodillas, pasó semanas casi sin comer, durmió en cuevas congeladas, con las suelas de los mocasines destrozadas por las rocas después de una caminata de 44 días. Se hospedó entre bandoleros y cazadores que la creían un chamán o médium capaz de hacer curaciones y milagros. Con ellos aprendió a dormir profundamente sobre pisos de tierra, a comer carne con gusanos, a sonarse la nariz con los dedos y a actuar como una tibetana. Por fin entró a Lhasa mezclada con miles de aldeanos que acudían a las fiestas de Año Nuevo a esa ciudad construida a 3.500 metros de altura.

Un artículo de Osvaldo Baigorria en Perfil, se lee completo por acá.

El dinero es tiempo

08/11/2015

“Es sin dudas una clasificación posible: la de los escritores que tienen tiempo y los escritores que no tienen tiempo. A algunos les sobra, no precisan preocuparse por el tema, hasta pueden dilapidarlo o tomarse todo el que quieran. A otros en cambio les falta, están siempre tratando de ganarlo, de encontrarlo o de producirlo, de hacerse un tiempo. Podría pensarse que, en última instancia, las utopías más notorias de Arlt (desde el ensueño de la isla desierta hasta el batacazo de las medias de goma) no perseguían otro objetivo que ése: tener tiempo. Para algunos valdrá el refrán consabido que postula que ‘el tiempo es dinero’; Arlt se cuenta entre los muchos otros para quienes esa fórmula es cierta si se la invierte, si se dice que el dinero es tiempo, que el dinero importa porque es capaz de proporcionar tiempo, porque lo despeja y lo asegura, porque lo procura y lo garantiza, porque lo da.” Martín Kohan y su texto para Diez aguafuertes comentadas. Se lee completo por acá.

Bol Lit

06/11/2015

Lunes 9 de noviembre
Literatura boliviana en tiempos de Evo Morales
Alfredo Grieco y Bavio
Guillermo Mamani
Susana Santos
Diego Villar
Ximena Soruco
Moderador: Dr. Martín Sivak (IDAES|UNSAM)
Paraná 145, piso 5, Aula 504.
20 horas.

Crítica de la razón cínica

04/11/2015

“Hace poco asistí a un espectáculo típico: una reunión en la que varios escritores destruyeron vida y obra de un escritor que estaba ausente. Puedo disfrutar de ser un poco pérfida entre amigos, pero la aniquilación sin argumentos me espeluzna porque es un atributo de matones. Cuando salí de la reunión —en la que ejercí mi derecho a ser cobarde: guardé silencio— subí al auto y cerré los ojos como quien rompe un vidrio a golpes. No sé cuándo, pero en algún momento esta época empezó a confundir cinismo —esa forma burguesa y aceptada del maltrato— con inteligencia.” Leila Guerriero en El País, por acá.

Ménage à trois

03/11/2015

Publicada a fines de una época, hoy se reedita justo a fines de otra. Recién salida del horno, Llévatela, amigo, por el bien de los tres viene con una posdata que intenta reponer contexto y captar la mirada de un autor que ya no es el mismo de 1989. Repensar la década del 80, el apogeo y el fin del underground, la apertura democrática inicial y el retorno de la peor pesadilla (una alianza del peronismo de derecha con el neoliberalismo más desvergonzado) pueden ser gestos que inspire este libro aunque su propósito no sea explicar ni documentar nada más allá del “placer de contar un relato”, según Luis Chitarroni. Este relato también puede inspirar otros placeres, solitarios o compartidos, en tanto “viaje al erotismo digno de ser recordado” al decir de Alberto Laiseca.

Reeditada por Caja Negra, la semana próxima estará en librerías la primera novela de Osvaldo Baigorria. El texto de contratapa escrito por Martín Hendler pueden encontrarse por aquí.