Archive for 22 enero 2016

Baigorria conversa con Alemian

22/01/2016

“Me cago en los géneros. Leo y escribo sin plantear ninguna objeción a la ‘escritura ficcional’. Me encanta la aventura, la peripecia fuera de lo común, la narración de lo fabuloso o extraordinario. Interzona acaba de publicar un relato mío incluido en la antología Zona de cuentos, que se presentó en diciembre en la Biblioteca Nacional. Mi segunda novela, Correrías de un infiel , tiene más ficción que no ficción y sin embargo algunos leen lo contrario, porque hay una crónica incrustada, además de información histórica sobre unitarios y ranqueles. Otros textos míos se caen o no caben en los anaqueles que el mercado tiene para separar ficción, no-ficción, poesía, ensayo. Pero no me pasa sólo a mí, es una experiencia contemporánea. ¿Qué es la poesía? ¿Es ficción o no-ficción? No me interesan los segmentos, me interesa lo que huye de los aparatos de captura de voces, lo que fluye, se cruza y degenera. Igual, quizá todo sea ficcional, esta misma entrevista, por ejemplo, y no nos damos cuenta.”

Ezequiel Alemian entrevista a Osvaldo Baigorria. Se lee en la revista Ñ, por acá.

#NoAlVaciamientoDelG23

17/01/2016

festival

Hit The Road Jack

17/01/2016

No podían faltarle jamás un cuaderno de espiral, un manual de guardavías de tren o un anotador contable. Cualquiera servía. Por dondequiera que vagase, Jack Kerouac siempre tenía a mano algo de papel y una lapicera para tatuar una idea, componer un haiku o simplemente retratar su deriva existencial. Este no era un rasgo anómalo en un escritor de estirpe vitalista como Kerouac. “La noche de ayer fue triste y lluviosa. Mi madre me planchó la ropa; comimos algo, charlamos; ocasionalmente nos miramos con furtiva tristeza. Quizás escribo esto para prevenir a todos los viajeros –la noche antes del viaje es como la noche antes de la muerte. Así me sentía. ¿Adónde voy realmente, y para qué? ¿Por qué siempre debo viajar de aquí para allá, como si no me importara dónde uno está?”, se pregunta Kerouac en una entrada de su diario fechada el 30 de agosto de 1949. Ir a la vida para volver y escribirla. Con su mochila al hombro, Kerouac salía a la ruta para encontrar una nueva forma de hacer literatura, una nueva manera de narrar la experiencia. Haciendo dedo en el camino.
Diarios (1947-1954). Mundo soplado por el viento (Editores Argentinos, traducción de Martín Abadía) es la flamante edición en castellano de los alucinantes diarios que escribió Kerouac entre junio de 1947 y febrero de 1954. El agitado período en el que creó sus dos primeras novelas publicadas: El pueblo y la ciudad y En el camino. En la portada del libro, una instantánea tomada por el poeta Allen Ginsberg en 1953, Kerouac fuma un cigarrillo frente a una escalera de emergencia del East Village neoyorquino. El escritor mira el océano de rascacielos que emergen en Manhattan y parece meditar con su facha a mitad de camino entre James Dean y Jack London. Una imagen posada que inmortalizó al Kerouac “icónico”: el escritor que cambiaría la literatura del siglo XX. Pero a diferencia de esta fotografía, no hay nada que sea pose en los diarios. “Rebosante de inocencia juvenil y de tenacidad en su madurez para encontrarle sentido a un mundo pecaminoso, estas páginas revelan a un artista serio tratando de descubrir su voz verdadera. Llámenle ‘la educación de Jack Kerouac’ si así lo desean”, advierte en la Introducción del volumen el historiador Douglas Brinkley, hombre a cargo de la edición final de los diarios.
Mundo soplado por el viento contiene las reflexiones de un lector incansable y su educación sentimental, sus iluminaciones y meditaciones religiosas, y retratos de sus agitadas derivas urbanas por Nueva York y San Francisco. Además de los mapas del gran país del Norte dibujados a mano alzada y aun las decenas de crónicas de viaje de ese correcaminos incansable que fue Kerouac, durante este período de su vida de “estilo idealista de Nueva Inglaterra, místico y nebuloso”.

Una nota de Nicolás G. Recoaro en el Suplemento Cultura de Tiempo Argentino. Se lee completa por acá.

Crónica de un vaciamiento

14/01/2016

El martes 12 de enero los trabajadores del Diario Tiempo Argentino resolvimos por unanimidad implementar un paro de 24 horas que concretamos ayer miércoles, para rechazar  las constantes postergaciones de los pagos del salario de diciembre y el aguinaldo del segundo semestre de 2015. Los detalles, el esfuerzo de nuestros compañeros para permitir la salida del diario y la provocación patronal.

En el marco del vaciamiento que aplica la empresa sobre Tiempo Argentino, los trabajadores resolvimos no obstaculizar la salida del diario, en caso de que la publicación fuera resuelta por la empresa o por la dirección periodística. Hoy, jueves 14, Tiempo Argentino no está en la calle por una deliberada decisión de la patronal. La muestra de semejante medida fue corroborada en nuestra redacción: además del paro y la movilizacion que implementamos, varios de nuestros compañeros realizaron una edición del diario que, cerca de la medianoche, la empresa decidió abortar. La edición 2041 del sexto año de vida de nuestro diario fue escrita, diseñada y preparada para ser impresa. Se trató de una edición de emergencia por el cumplimiento del paro, pero Sergio Szpolski resolvió abortarla antes de que llegara al papel, en una incontrastable muestra de su estrategia de vaciamiento y castigo a los trabajadores del diario. Juntos logramos articular un movimiento de lucha que ayer dejó otra vez en evidencia las actitudes de la empresa.

La medida de fuerza, tal como fue debatida y concebida, se cumplió en forma cabal por todos los compañeros del diario. Su impacto finalmente fue confirmado por la intempestiva decisión de la patronal que, cuando recibió  el diario completo listo para imprimir, resolvió impedir su llegada a los kioscos, con el consecuente abandono a sus lectores.

Movilización, marcha y vigilia. A pesar de las presiones de la empresa los trabajadores de Tiempo Argentino y del Grupo 23 protagonizamos una jornada de lucha histórica. Por la mañana radicamos la denuncia del conflicto ante el Ministerio de Trabajo, cuyos funcionarios recibieron a su comisión interna cerca de las 17, luego de un acto masivo realizado a las 15 en la sede de las revistas Siete Días y Cielos Argentinos. Por la tarde, los compañeros que rodeamos de solidaridad a dos de las redacciones que Szpolski busca despedir, marchamos hasta la puerta de Tiempo Argentino y Radio América, cuyos trabajadores sumaron ayer seis dìas de paro por salario y aguinado atrasados.

Gestiones en Trabajo. El Ministerio de Trabajo recibió a las comisiones internas de ambos medios, junto al SiPreBA y al titular de la Asociación de Abogados Laboralistas León Piasek. En el caso de la segunda reunión, la audiencia incluyó la presencia del delegado de los operadores de Radio América, que estan afiliados a AATRAC. Al regreso de ambos encuentros, la sede de Amenábar 23 (donde estan Tiempo y America) fue cita obligada para un centenar de compañeros que esperaron las respuestas de la cartera laboral a sus demandas. Reclamamos la intervención activa del Ministerio de Trabajo en un conflicto que hasta ahora sus autoridades han intentado soslayar.

La prueba del vaciamiento. Luego del atardecer, con la misma cantidad de compañeros siempre presentes, acompañamos a los trabajadores que decidieron sacar el diario. Pero cerca de la medianoche llegó una prueba más del vaciamiento: aún con el diario listo para imprimir, Sergio Szpolski redobló la apuesta y ordenó abortar la impresión. Una decisión patronal irresponsable que despojará de su diario cotidiano a los lectores de Tiempo Argentino. El anticipo a esta decisión ocurrió en la madrugada anterior, con el redireccionamiento de la página web del diario (www.tiempoargentino.com(link is external)) hacia el portal Infonews. De este modo la patronal del diario también logró hacer desaparecer a Tiempo Argentino de internet.

Los próximos pasos. A pesar de las provocaciones, los trabajadores del diario seguiremos sosteniendo nuestra fuente de trabajo con el mayor compromiso para nuestros lectores. Continuaremos la lucha con el fin de lograr el cobro de nuestro salario y aguinaldo en tiempo y forma, pero también para obtener una perspectiva creíble y concreta sobre el pago de los salarios de febrero y marzo. No dejaremos de advertir al público y al gremio las maniobras cotidianas de vaciamiento que impulsa la patronal.

Comisión Interna Diario Tiempo Argentino

Buenos Aires, jueves 14 de enero de 2016. 00.30

Sobre Grupo 23

03/01/2016