Archive for 31 octubre 2016

Más sobre Sánchez

31/10/2016

Si lo épico se entiende como relación de actos heroicos y extraordinarios, o al esfuerzo por alcanzar aquello que está más allá de lo común y corriente, está claro que los últimos años de Néstor Sánchez (1935-2003) habían perdido esa dimensión. En su última entrevista dio detalles de su rutina cotidiana a Lautaro Ortiz para Página 12: “A veces por las tardes voy a un bar que está aquí cerca y me permito pensar por un momento en la escritura y es evidente que aparece una leve onda de sosiego, como si me fuera dado encontrar una épica en esta vida monótona que llevo. Es que nunca en mis libros inventé una historia. Todo ha sido en base a mi vida presente o pasada y esto ahora ya no puede ser: me quedé sin épica”.

Un artículo de Osvaldo Baigorria en Perfil, se lee completo por acá.

Anuncios

Movida y tropical

30/10/2016

Picasso no parece nombre de bailanta. Y sin embargo ahí está. Los parroquianos llegan caminando en grupo desde calle Morón para meterse al ritmo. El interior es una especie de Guernica alegre: no hay cubismo, hay cubatas.

Sumidas en su caldo de hormonas primaverales, las parejas perrean con ímpetu adolescente. El periodista interrumpe los perreos con preguntas. Intenta indagar en el sentido existencial del movimiento. Lo rebotan sin piedad.

Carolina Colque bebe despacio y ríe. Tiene el pelo rubio, la mirada andina. Acodada sobre una baranda, relata una historia que se parece a la de muchas otras Carolinas, Johannas, Jennifers y Sheylas.

En la semana trabaja en una clínica, doble turno. Pero los sábados son suyos. Ya pasó los veintilargos y, como todos los fines de semana, sale con su hermanita menor “para cuidarla”.

Una crónica de Facundo García, se lee completa en el diario Los Andes por acá.

¿Le falta poder a la poesía?

26/10/2016

Lo que también es materia de acuerdo es que la situación de la poesía, alguna vez lenguaje general, cambió. Que la poesía perdió ese lugar. No sólo existe justamente la escritura como medio privilegiado para el registro de ideas, datos, métodos, oraciones e información, sino que dentro de la vida “escrita” del poema difícilmente podría pensarse que éste cumpla hoy un rol tan central en relación con la memoria social. Los géneros asociados con ella son otros. Existe una abundante escritura académica ya no solapada con el gesto poético: la crónica y el universo amplio de la escritura de “no ficción”, testimonial o ensayística, como formas que también pueden asociarse más con la memoria, además de que abundan medios no verbales para producir marcas, recuerdos y registros. En la vida cotidiana, las fotos y videos hechos con las camaritas de los celulares construyen antes que lo que llamamos poesía esa memoria social, familiar o personal. Y es que la poesía, por más que pueda en rigor seguir hablando de todo, es decir, de cualquier cosa(algo que era su característica primigenia, como vemos, pero que tuvo que reconquistar hace no tanto tiempo), raramente usa ese espectro tan amplio. Y algo más: cuando lo hace es al precio de hablar en voz baja, de murmurar, de integrarse en un ritual comunitario intenso pero ínfimo en su alcance. Este temperamento es vital porque tiene algo de resistencia de modos de ser alternativos, algo de estrategia celular de contagio de otras formas de vida posibles, pero tiene también como peligro el carácter de la huida. Ahora que la función de la poesía y la idea de su sobrevida aparecen como dudosas, ahora que se habla de su marginalización al menos en cuanto género, ahora que los poetas “bajaron del Olimpo”, renunciando a algunos materiales (los “grandes” o “importantes”) o bien confinando su tratamiento en ciertas perspectivas, y que todo esto no deja de señalarse y volver en boca de artistas y críticos, el riesgo de la huida es doble.

Un ensayo de Gerardo Jorge en la revista Anfibia, se lee completo por acá.

Presentación de presentaciones

25/10/2016

id

Esos raros peinados nuevos

23/10/2016

Yeury Vladimir Batista, empleado del local Mi Tierra, en Estados Unidos al 1300, calcula que entre Independencia y Garay hay más de 30 peluquerías atendidas por sus paisanos. Tiene 23 años, una nena de dos y hace seis que llegó desde Azua, la “Atenas dominicana”, al sur de la isla. Una de las primeras ciudades fundadas por los europeos en el Nuevo Mundo. Ahora también vive en el sur, en Lanús. Todos los días surca la ciudad en el 31 para llegar al trabajo. “Se está usando mucho el degradé, tipo militar americano, que es un corte que viene de la Segunda Guerra Mundial. Bien rapado abajo, y cortito arriba en el penacho. También se puede hacer un buen desmechado con tijera”, dice Yeury, se quita la gorra que tiene tatuado en letras doradas Beverly Hills y luce su brillante peinado a la moda. Sueña con hacerle un corte especial a Cristiano Ronaldo, y se prepara para el gran día tallando las cabezas de dos jugadores locales: uno de la reserva de Independiente y otro de Argentinos Juniors. Extraña a su mamá, la playa y sus amigos. También comerse un buen sancocho frente al río. Para trabajar esta tarde en Constitución elige “He vuelto”, un tema del salsero Willie González. Yeury suspira, cierra los ojos, regresa por un instante a su isla y recita: “He vuelto / después de tanto tiempo, / detrás de tantos sueños / gigantes, pequeños, encima del amor”.

Una crónica de Nicolás G. Recoaro en Tiempo Argentino, se lee completa por acá.

Enough is enough

20/10/2016

“Move on, move on. Please, make way,” Florencia Minici, a founding member of the Ni Una Menos movement said to the countless number of women dressed in black, who were holding a pink flag with the now world-famous slogan “Not One Less, the state is responsible.”

At 6pm, soaked, singing and smiling, thousands of women arrived at the corner of Suipacha and Avenida de Mayo, following those who were leading the march.

“Police do not stop the traffic. Now we are the ones who have to make way to let people arrive to Plaza de Mayo,” Minici told to the Herald after a failed attempt to find help from a police officer who was watching the tide of people walking through the avenue towards the square, while vehicles were coming in the opposite directions.

Meanwhile, well-known feminists (such as Martha Rosenberg, Nina Brugo, Marta Dillon) were at the front of the march along with founding members of the Ni Una Menos movement, including Vanina Escales, María Pía López, Ximena Espeche and María Florencia Alcaraz.

“Women do strike, women do strike,” was chanted repeatedly as one of the main slogans from yesterday’s rally demanding state policies to stop gender violence, but also complaining against the austerity policies and economic variables which have a bigger impact on women.

Una crónica de Ximena Schinca, se lee completa por acá.

Nosotras paramos

18/10/2016