Archive for 26 diciembre 2016

La insurrección de las cosas

26/12/2016

Mientras publicaba su extensa obra en francés a lo largo del siglo XX, en castellano fue apenas conocido: al principio en la revista Sur, que entre 1945 y 47 presentó ediciones bilingües de sus poemas “Orillas del mar” y “Del agua”, según traducción de Borges, y luego en la revista Opium en 1956 por versiones de Enrique Molina. Sus fechas de nacimiento y muerte (1899-1988) encierran un recorrido del siglo por etapas. Surrealista, socialista, comunista, partisano contra la ocupación nazi, simpatizante de Tel Quel, gaullista y poeta premiado por la Academia Francesa y la Legión de Honor, Francis Ponge siempre se esforzó porque sus ideas y adhesiones circunstanciales no colonizaran su aventura poética y política, esa “toma de partido por las cosas” que constituyó su gesto más rebelde y subversivo.

Un artículo de Osvaldo Baigorria, publicado en la revista Ñ. Se lee por acá.

Fuerza Puta!

19/12/2016

Para romper el hielo de la calurosa tarde, el escritor y periodista Osvaldo Baigorria lee fragmentos de Memorial de los infiernos, la ardiente biografía publicada por Julio Ardiles Gray en 1972, sobre la primera militante sindical e impulsora de la agremiación de las prostitutas en estas pampas, Ruth Mary Kelly. “Trabajó muchos años en prostíbulos, pero prefería ser una trabajadora independiente. Decía que era una artesana del sexo”, resalta Baigorria, quien luce un furioso rojo shocking sobre sus delgados labios. Recuerda que Kelly se ganaba la vida en la zona portuaria de Buenos Aires. Relojeaba en la sección marítima de la prensa los horarios de los barcos que arribaban. Puntual, se presentaba en los muelles, subía a bordo y luego pasaba varios días trabajando en los camarotes. “Venía de una familia de migrantes británicos venidos a menos, manejaba perfecto el inglés. Decía que el dominio de la lengua ayudaba a que los marineros la eligieran, porque podían conversar con ella.” Más allá de satisfacer sus deseos, los navegantes querían compartir sus andanzas y desandanzas en los siete mares. Los más atrevidos, incluso, llegaban a pedirle que les cosiera algún botón flojo de sus abrigos.

Una crónica de Nicolás G. Recoaro, se lee completa en Tiempo Argentino, por acá.

El Tata

12/12/2016

Mi recuerdo del Tata me incita o requiere no hablar de literatura, ni del río como espacio imaginario ni del delta en general sino de algo muy particular, real y concreto: voy a hablar de la muerte, que es un tema del delta verdadero, ese que te atrapa y te deja como alimento para los peces. Porque hay un Tigre que engaña al turista, al visitante de día o de finde, al que se va después de tocar la superficie. Y porque hay que vivir y morir en la isla como lo hizo Luis “El Tata” Leonardi, rosarino nacido en el 44 que se vino a mediados de los 70 tras haber militado en el Peronismo de Base, en busca de un exilio interior que sólo podía encontrar en ese espacio que se nombra en singular, igual que el río. La isla, un lugar que en la imaginación siempre parece inabarcable, con meandros y orillas en formación constante, vegetación que oculta todo rastro, ausencia o mínima presencia de policía, vecinos que preguntan poco, tiempo de sobra, fronteras difusas entre municipios, provincias y países.

Osvaldo Baigorria escribe en la Revista Carapachay, se lee por acá.

Por quién repican los tambores

11/12/2016

Aunque vivió la cultura uruguaya desde la cuna –su madre y su marido son orientales–, Carina Vlajovich llegó al candombe por una cuestión epidérmica. “Siempre digo que la piel me llamó. Hace varios años, escuché los tambores en la calle, me acerqué y no los pude dejar más”, recuerda la joven, que le da duro y parejo al tambor chico en la agrupación Idilé. Carina colabora en Comparsas de Candombe Organizadas, la asociación civil que vela por el reconocimiento y la promoción de la cultura afro-uruguaya en la Argentina. “Ante la ausencia del Estado, las comparsas autogestionamos la llamada, que este año homenajea a Tito Quiroz, un referente de la colectividad. La idea es sumar gente de todo el país”, ansía la muchacha radicada en Avellaneda. Mientras reparte bidones de agua entre los acalorados músicos, resalta que, al igual que San Cristóbal y Monserrat, San Telmo es un barrio muy ligado a la negritud. Allí se radicaron durante la época colonial miles de negros esclavizados, traídos a la fuerza desde el continente africano. El recorrido de la llamada no es azaroso, sino que guarda en su seno un fuerte carácter simbólico. Se monta sobre la “ruta de los esclavos”, que unía el puerto –en la actualidad, Parque Lezama– con el Pasaje San Lorenzo. Las crónicas de época cuentan que los esclavos debían recorrer la calle Defensa, donde se los comercializaba. En el pasaje todavía se conserva la “Casa Mínima”, que el boca en boca popular rescata como el último hogar de un esclavo liberto en Buenos Aires. “El recorrido de la llamada es en sentido inverso. Devuelve a los negros a sus orígenes, a sus ancestros”, resalta Vlajovich, mientras las primeras cuerdas comienzan su deriva. Con sus tambores y bailes, las comparsas empiezan a reescribir la historia por la angosta calle Defensa. Siempre a contramano.

Una crónica de Nicolás G. Recoaro, se lee completa en Tiempo Argentino por acá.

Guerriero responde

04/12/2016

“El rol de un periodista es estar en un segundo plano todo el tiempo. Creo que nosotros no le deberíamos importar mucho a nadie, porque en principio, cuando entrevistás a alguien, lo que hacés es olvidarte de vos para dar brillo al otro. Esa convicción en mi caso se replica en otros ámbitos de la vida. Yo a mí misma me importo muchísimo, pero no estoy todo el tiempo pensando que todo el mundo está interesado en mí; no lo pienso ni lejanamente porque no encuentro tema más aburrido que hablar de mí misma. Y en todos estos eventos, ferias y festivales, es cierto que usualmente no estoy en el centro-centro; me gusta más la periferia.Soy una persona muy solitaria. No soy muy gregaria, el todojuntismo me vuelve loca; eso de ir todos juntos a todos lados… aguanto solo dos horas.”

Una entrevista a Leila Guerriero, firmada por Roberto Valencia y publicada en El Faro. Se lee completa por acá.

Mejor se garcha en la pampa

02/12/2016

Adaptación y vuelta de tuerca al título que iba a poner Javier Gasparri a su artículo “Mansilla: La promiscuidad de los cuerpos” donde aparece este comentario a Correrías de un infiel: “Mejor se coge en la Pampa” fue el primer título dado a este trabajo, aún sin desconocer el posible anacronismo impertinente del término “coger” […]

a través de Mejor se garcha en la pampa — Paseo esquizo