Archive for the ‘Training’ Category

La delgada línea rosa

09/07/2018

Mirna a través del espejo. Vestido corto bien ceñido al cuerpo, pañuelo de seda escarlata, collares prendidos al cuello, finas pestañas kilométricas, peluca rubia larga y lacia y –de sólo mirarlos dan vértigo– encumbrados stilettos. Un instante más frente al espejo para corregir el labial y listo. Toda una lady.

“Esto es muy simple: cuando termino de maquillarme y me calzo la peluca, desaparece el varón y entro en modo femenino”, explica Mirna, mientras taconea, delicada, por el departamento donde funciona la firma Crossdressing Buenos Aires, un emprendimiento que brinda espacio reservado y un minucioso asesoramiento a los caballeros que gustan de hacer realidad su fantasía de vestirse de mujer.

Mirna aclara que el círculo de los crossdresser porteños no es tan pequeño como aparenta. “Lo que pasa es que hay muchos prejuicios y por eso no se cuenta abiertamente. Imaginate si cruzamos al bar de la esquina y les digo a los parroquianos que me gusta vestirme de mujer. Lo primero que dirían es que soy puto. Y no, querido, a mí me gustan las mujeres, estoy casado y tengo hijos. Me gusta crear este personaje, la transformación completa, darle vida a Mirna. Un día rubia, otro morocha. La posibilidad de mutar, que generalmente los hombres no tenemos. Es un cambio de 180 grados de mi vida diaria de varón. Cruzar al lado B.” Un pasaporte efímero, para atravesar la frontera de la delgada línea rosa.

A los once años, cuenta Mirna, tuvo sus primeras excursiones al lado B. Era fana de Kiss. Cuando sus padres salían a trabajar, aprovechaba para entalcarse la cara como el gatito Peter Criss o el estrellado y más glamoroso Paul Stanley. Lo hacía encerrada en el baño, su mundo privado. “Era un juego con el espejo. Me llamaba la atención saber quién se ocultaba atrás de ese maquillaje.” Pero un día, dio un paso más: “Agarré un rouge de mi vieja y a ese mimo le agregué los labios rojos. Después algo de sombra celeste. Hasta que decidí sacar el talco y descubrí algo raro: una mujer”.

La siguiente escena se desarrolla en el aula de un colegio industrial, a fines de los ’70, durante una clase de Lengua y Literatura: “Mi profe montada en sus botas de taco alto –rememora Mirna–. Ella: toc, toc, toc en el frente. Y yo desde el pupitre preguntándome qué se sentiría estar sobre esos tacos”. La respuesta la encontró en el ropero de su madre: “No había botas, pero sí unos taquitos. Me los puse con las medias azules del colegio y de golpe comenzaron las sensaciones”. Un mundo de sensaciones.

Algunas semanas después, otra vez frente al espejo, empezó a afinar el ojo: “De repente me di cuenta de que las medias del cole no pegaban y me puse unas pantis color verde. ¡Uf, esa sensación del nylon sobre la piel!  Después fue probar un corpiño, para ver cómo se sentía. Pintarme los labios, caminar con los tacos. Era el despertar de las hormonas adolescentes. Me daba placer.”

Mirna pone stop en la narración. Se toma unos segundos, da vuelta la cinta y presiona play al lado A, la historia de G. ¿Qué puede contarnos? “Que desde aquellas experiencias, fue pasando el tiempo. Me puse de novio, me casé, tuve hijos. Estudié ingeniería, me especialicé en gas y petróleo. Nunca dejé de ponerme los tacos y la medibacha, pero mi primera mujer nunca lo supo.”

 

Una crónica de Nicolás G. Recoaro. Se lee completa en Tiempo Argentino, por acá.

Anuncios

Taller Baigorria

21/08/2017

taller osvaldo baigorria

Polvo de estrellas

19/07/2017

Rubén Danilo está caliente. “Es que me gusta arrancar a horario, señor, y estamos un poquito demorados. Ya tengo el set preparado para el casting en la planta alta, pero hay muchachos que todavía no dieron señales de vida”, se queja el veterano director, referente del cine XXX nacional. Mientras baja la temperatura bebiendo un vasito de gaseosa con hielo, resalta que tuvo 120 interesados para participar del rodaje, protagonizado por la actriz Milena Hot. Casi un centenar, del interior del país. Caballeros que por 1000 pesos desean tener su debut soñado en el universo del porno: “Si ponemos que es gratis, viene pila de gente y no sirve. Me gusta cuidar las producciones. Al final van a concretar unos doce. Pero todos no van a venir. A muchos les agarra miedito.” A último momento, temen que el sueño húmedo se transforme en pesadilla a secas.

Una crónica de Nicolás G. Recoaro, se lee completa en el diario Tiempo Argentino, por acá.

Taller de crónica y géneros asociados

13/03/2016

ps taller

El cronista en escena

24/09/2011

Una conversación sobre el punto de vista, la construcción del narrador-cronista in situ y su encuentro con el otro (migrante, aborigen) a partir de las estrategias de Lucio V. Mansilla y Martín Caparrós. Participan Ximena Schinca, Ariel Idez y Osvaldo Baigorria, de la cátedra Tao en periodismo, carrera de Comunicación, este miércoles 28 a las 19 en el aula 1 de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA, Santiago del Estero 1029.

El género impreciso

13/09/2011

¿Qué es una crónica? ¿Cómo se escribe? ¿Con qué recursos? ¿Tiene algo que ver con el viejo “nuevo periodismo”? ¿Cómo la distingo del informe/investigación/reportaje? Preguntas a hacer durante la conversación entre Horacio Cecchi y Osvaldo Baigorria en el teórico de la cátedra Tao en periodismo este miércoles 14 a las 19 en el aula 1 de la Facultad de Ciencias Sociales (UBA), Santiago del Estero 1029.

Maneras de leer, maneras de escribir en la cultura digital

27/08/2011

Un debate-presentación de El canon digital (no la tasa que se intenta aplicar a medios de grabación por las copias privadas en red sino el libro) de Juan Mendoza, el miércoles 31 a las 19 en el aula 1 de la Facultad de Ciencias Sociales, sede Santiago del Estero 1029. Participan el autor, Paula Siganevich y Osvaldo Baigorria, en el marco de la cátedra Tao en periodismo de Ciencias de la Comunicación. ¿Qué modos de leer se imponen en una época donde las nociones de “canon” y “centro” son sustituídas por las de “lectura automática” y “bloque operativo” que rescatan fragmentariamente al tiempo que desdeñan las tradiciones letradas? ¿Qué nuevos regímenes de secuestro del cuerpo configura la organización del espacio en la telaraña (web)? ¿Qué transformaciones en las maneras de escribir literatura (y no solo literatura) genera la cultura digital? Son algunas de las preguntas que plantea el libro de Mendoza para el debate. Más información, acá.